El lobo solitario y su cachorro

Jueves, 19 de julio de 2007
Escrito por Neodian a las 22:45
4 comentarios

Manga de muchímima popularidad en Japón y considerado comic de culto en Occidente, ha servido de inspiración a muchos escritores de este género en Japón y también a autores americanos de la talla de Fank Miller (Sin City).

Escrito por Kazuo Koike y dibujado por Goseki Kojima, fue publicado en la revista Shonen Sunday (editorial Manga Action) entre 1970 y1976.

Ambientado en el periodo Edo de Japón (1603-1867), este manga nos cuenta la historia de Itto Ogami, un magnífico samurai que se convierte en el albacea oficial del shogun (el kogi kaishakunin, un cargo privilegiado empleado por el shogunato Tokugawa para hacer prevalecer la voluntad del shogun sobre los daimyo o señores feudales). El kogi kaishakunin es el encargado de asistir a aquellos samurai y señores a los que les ha sido ordenado realizar el seppuku (el ritual de suicidio realizado por subordinados nobles para salvaguardar el honor del shogun). El albacea los decapita para librarles del dolor producido al abrirse su propio estómago durante la ceremonia.

Poco después del nacimiento de su hijo Daigoro, Itto Ogami regresa a casa y se dirige al templo familiar a rezar. Durante sus oraciones, su mujer Asami y sus damas son brutalmente asesinadas por tres ninjas que dejan a Daigoro como único superviviente. Al parecer, han sido asesinadas por tres hombres que querían vengar la ejecución de su señor; pero en realidad todo forma parte de un plan urdido por una persona próxima a él y cuya intención es desprestigiar al clan Ogami y haceder al puesto que ocupan éstos en el Shogunato.

A partir de aquí empieza una trepidante aventura que llevará a Itto Ogami a convertirse en Ronin (sicario) y acompañado de su hijo, sigue el “camino al infierno” con sólo un objetivo en mente: restaurar su honor perdido y vengarse de aquellos que perpretaron todo y mataron a su familia.

Lo que más me ha gustado de este manga es que no sólo cuenta una historia de un hombre, si no que también me permitió conocer un poco más la cultura japonesa, la forma de ser y de actuar de las personas de aquella época, el vestuario, como era su gobierno y sobre todo, lo que significa el honor del samurai… Además está plagada de acción, de lucha por la supervivencia, del amor de un padre hacia su hijo y viceversa, de valor, coraje, de intrigas y de mucho, mucho suspense. ¿Que más se puede pedir?

Aquí os dejo un trailer de una de las adaptaciones al cine que se hicieron de este manga. Un saludo y hasta otra.


Pertenece a la seccion Comics





4 comentarios »

  1. Daenerys dice:

    uaa.Vaya sorpreson mas agradable. Si es mi pequena. Me alegra mucho de que por fin te hayas conectado. Pues nada. seguire con mis comentarios sobre mangas y a ver si os engancho a los 2 a ellos y asi tengo mas comics para leer, xDD.

  2. Neodina dice:

    hola!pues nada amor. Cuando vuelva lo coleccionamos. Y ya esta. Os quiero un monton. Besinos.

  3. Daenerys dice:

    Pues la verdad es que si empiezas a leer el manga te engancha rapidamente. A diferencia de bleach o de otros mangas mas amoldados, por asi decirlo, a los jovenes donde los sucesos ocurren rapidamente, en este caso todo ocurre paso a paso, los momentos son mas pausados, por lo que te permite centrar bien la historia en el tiempo y en el espacio en el que esta ocurriendo. Ademas encuentras cantidad de explicaciones sobre como era el gobierno, detalles de los cargos, la indumentaria que vestian… que te hacen conocer un poco mas la cultura japonesa. Se podia decir que es casi como un libro solo que con dibujos. La verdad es que se lo recomiendo a todo el mundo.
    A ver si de tanto post sobre el manga te acabamos enganchando a ti tambien, xDDD

  4. Neodian dice:

    Buen articulo, es uno de esos que cuando termino de leerlo me entran ganas de conseguir el comic.

Deja tu comentario



Recordad que algunos comentarios pueden ser enviados al moderador y en dicho caso no seran publicados inmediatamente, si os pasa esto por favor sed pacientes y no volvais a comentar lo mismo, gracias.